Las montañas Flamígeras

La República Popular China, con más de 9.500.000 kilómetros cuadrados de superficie, constituye uno de los países más extensos (el tercero), heterogéneos y densamente poblados del planeta. Es un destino turístico inigualable no sólo por el choque de culturas que representa respecto a la occidental, sino porque representa en sí misma todo un mundo a descubrir, abarcando desde las más modernas y gigantes metrópolis a las zonas rurales más tradicionales, además de un sinfín de secretos naturales que podemos descubrir. Y hoy venimos a presentaros una maravilla desértica difícil de encontrar en otros puntos del planeta.

Situadas en la árida región de Turfán, en China, se encuentran una serie de accidentes geográficos que convierten una de las zonas más áridas de China en todo un espectáculo visual para la vista. Hablamos de las montañas flamígeras, situadas muy cerca de la depresión de Turfán, en la Región Autónoma Uigur de Xinjiang, una falla que constituye el segundo punto terrestre más bajo del planeta con una depresión máxima de 150 metros por debajo del nivel del mar.

Las montañas Flamígeras

Estas formaciones rocosas, de más de 100 kilómetros de largo y hasta diez de ancho, proponen un espectáculo visual inusual, y es que el potente sol del atardecer destaca el color rojizo de las montañas haciendo que den la sensación de brillar por encima del desierto. Este efecto óptico es el que ha bautizado estas curiosas montañas difíciles de olvidar. Están situadas en una zona plenamente desértica, lo cual no parece estar reñido con la belleza natural aunque sea imposible encontrar una brizna verde en kilómetros.

Durante los días de severo calor del mes de julio las montañas parecen encontrarse en llamas bajo el sol ardiente, adquiriendo un color púrpura-marrón. Los vapores cálidos que ascienden desde los ardientes acantilados, elevan las temperaturas, no es de negar que de aquí se encuentran registradas las temperaturas más altas de China.Las montañas se hallan a 10 kilómetros al este de Turpan. Su altura media es de 500 metros; el pico más alto mide 831 metros y se halla sobre el paso de Shengjinkou, un paso fundamental para la antigua ciudad china de Gaochang.

Las montañas Flamígeras turpan

Han adquirido popularidad gracias a una novela clásica, El Viaje al Oeste, del escritor de la dinastía Ming (1368-1644) Wu Cheng’en, y su héroe, el Rey Mono.
La explicación científica sobre la temperatura y los fenómenos cálidos que allí ocurren, se basa en el movimiento tectónico de placas sobre la superficie de la tierra que tuvo lugar durante la formación de los Himalayas, hace 50 millones de años. La tierra es estéril, y extremadamente caliente en verano.
Durante la aproximación a la montaña, los visitantes pueden encontrar las suelas de su calzado reblandecidas por el intenso calor. Con el sol sobre la cabeza, las montañas parecen un fiero dragón, creando un espectáculo y una sensación inolvidable.

14 - 08 - 2015

Comentarios

Reservamos el derecho de eliminar y/o modificar los comentarios que contengan lenguaje inapropiado, spam u otras conductas que esten fuera de lugar